Electricidad y coronavirus, cómo está afectando el virus al sector de la electricidad

Sin duda vivimos tiempos difíciles, el coronavirus parece destinado a cambiar nuestro país y nuestra sociedad hasta un punto que no podíamos imaginar. Nuevos hábitos surgirán para quedarse y otros hábitos desaparecerán para siempre. Por un lado, la crisis sanitaria sin precedentes, que en nuestro caso particular como país, pone de manifiesto evidente las carencias de nuestro sistema sanitario público, menguado de forma excepcional con casi 20.000 profesionales sanitarios menos desde la crisis de 2008, con el cierre de instalaciones hospitalarias que hoy son críticas para superar esta crisis. Por otro, la economía va camino de una recesión mundial que si no lo remediamos en el corto plazo podría ser más grave que la de 2008. La declaración del Estado de Alarma el pasado domingo, restringe de manera importante las libertades de ciudadanos y empresas, no solo el lo que respecta a la libertad de movimiento, si no también en lo económico. Miles de empresas se han visto obligadas a cerrar y despedir temporalmente a sus trabajadores, algunas de ellas no serán capaces de recuperarse, pérdidas millonarias para sus propietarios, y trabajadores que no volverán a reincorporarse a su puesto de trabajo. Las empresas dedicadas a la electricidad no están corriendo mejor suerte, sobre todo pequeñas, medianas empresas y profesionales, de hecho este sector ya venía notando esta crisis desde semanas antes de que el virus hiciera su aparición catastrófica en nuestro país y se impusiera el estado de alarma, debido a la escasez de suministro por el parón de la producción en China.

 

En lo que se refiere al sector de electricidad, las diferentes empresas y profesionales que lo conforman también se han visto afectados. Dentro de este sector tan amplio, podemos distinguir a los principales afectados en 4 grupos, en un primer grupo, tenemos al sector de las empresas instaladores y profesionales electricistas, en otro tenemos a las empresas encargadas de la distribución y venta de material eléctrico, como Onulec, en otro grupo, tenemos a los fabricantes, como Schneider, Jung o Chint y por último tenemos a las grandes eléctricas encargadas de la generación, transporte, y suministro de la energía eléctrica como Endesa, Iberdrola, etc.

 

Los principales fabricantes del sector del material eléctrico sobre todo en media y baja tensión, fabrican sus componentes o piezas fundamentales de sus componentes en China. Cuando se inició la pandemia en China, y tras su rápida expansión, buena parte de la de las fábricas del país tuvieron que cerrar sus puertas. Esto ha llevado a situaciones de desabastecimiento desde mucho antes de que el virus apareciera en nuestro país. Muchos fabricantes avisaban a las empresas distribuidoras como la nuestra de que sus stocks era limitados y que la reposición se estaba viendo afectada, por lo que debíamos ser previsores de cara a abastecer a nuestros clientes. Por suerte en Onulec, contamos con un stock alto de los productos más demandados por nuestros clientes, por lo que hasta ahora no nos hemos visto afectados por esta situación, aunque sí ha ocurrido con otras empresas de  nuestra competencia.

 

En nuestro caso, tras el decreto del estado de alarma, hemos decidido cerrar nuestras tiendas de venta al público, por responsabilidad social y para salvaguardar la seguridad de nuestros trabajadores, pero seguimos recepcionando pedidos telefónicos y llevándolos a nuestros clientes con nuestra propia flota de vehículos, siempre y cuando nuestros trabajadores puedan hacerlo en condiciones de seguridad. Según como evolucione la situación nuestra empresa se prepara para cualquier escenario con planes de contingencia.

 

En lo que respecta a los profesionales y empresas instaladoras, tras la declaración del estado de alarma, muchos profesionales y empresas instaladoras ha tenido que parar la actividad, algunas por no poder garantizar la seguridad de sus trabajadores en estas circunstancias, otras, aquellas cuyos clientes son empresas por el parón de la actividad y cierra de estas, y aquellos cuyos clientes son particulares, por miedo de estos clientes a entrar en contacto con los técnicos. Esto está repercutiendo en la economía de empresas y autónomos y también, por efecto dominó, en las ventas de distribuidores y fabricantes.

 

Las grandes empresas de distribución y generación de energía eléctrica como Endesa e Iberdrola también están informando de importantes bajadas en el consumo eléctrico, y esto aunque pueda parecer una buena noticia, no lo es, ya que la bajada que se está produciendo en el consumo, no solo en España, si no también en otros países europeos, se debe a una repentina bajada de la actividad industrial, que es la que más energía eléctrica gasta. Este lunes a las 8.00 la demanda eléctrica peninsular marcaba 26.377 megavatios, un 14% menos que el lunes pasado a la misma hora, según los datos de Red Eléctrica.

 

Por otro lado estas empresas están empezando a tomar medidas para mitigar el impacto en la población, Endesa está suspendiendo los cortes de luz por impagos, otras como Iberdrola y Naturgy están permitiendo el pago de recibos a plazos en 12 meses.

 

En definitiva, esta crisis sanitaria está resultado en un grave problema para toda la sociedad, tanto ciudadanos, como empresas y trabajadores, y en este artículo hemos querido poner de relieve cómo afecta a las empresas de nuestro sector y cómo afrontamos los desafíos que se nos imponen estos días tan difíciles.

Este sitio utiliza cookies propias y de terceros para llevar un análisis estadístico de sus visitas, al navegar usted acepta el uso que hacemos de las cookies.