Arquitectura Bioclimática para ahorrar energía

 

¿Qué es la arquitectura bioclimática?

La arquitectura bioclimática consiste en la construcción de edificios o viviendas teniendo en cuenta las condiciones climáticas. Es decir, de una manera u otra, se aprovechan elementos del clima como el sol, la lluvia, el viento o la vegetación para construir un edificio con el objeto de disminuir el impacto medio ambiental. De esta forma, el gasto energético se reduce al mínimo.

El diseño bioclimático está fundamentado en el análisis climático del sitio de estudio, para esto es necesario procesar los principales datos climatológicos (temperatura, humedad, lluvia, viento, etc) utilizando gráficas, mapas, o proyecciones típicas de la geometría solar. De esta forma, adaptaremos su diseño y construcción a los datos recogidos, optimizando al máximo el ahorro energético.

Tras leer esto, puedes pensar que la construcción de una vivienda bioclimática te puede suponer un gasto representativo, pero a lo largo del tiempo este gasto puede verse recuperado con el ahorro energético.

Arquitectura bioclimática: aspectos importantes

El utilizar elementos climáticos para la construcción de edificios no es nada nuevo, sino que se realizaba desde años atrás. Nuestros antepasados construían sus viviendas con recursos naturales: piedras, madera o tierra; materiales naturales que encontraban en su entorno. No hay que irse muy lejos para entender este concepto: en Andalucía, las casas eran encaladas para el calor del verano y en el Norte los tejados estaban orientados al sur para, precisamente, captar los máximos rayos solares.

Así, a la hora de construir este tipo de hogares, es necesario que entiendas los elementos que se utilizan para el ahorro energético:

Orientación

La orientación de la vivienda es sumamente importante, porque de ello depende su ahorro energético. En este caso, las ventanas de la vivienda deberán estar ubicadas en dirección hacia el sur y al este. Lo importante es saber aprovechar la energía solar.

Viento

En una vivienda bioclimática, aprovechar las brisas en verano y proteger del viento en invierno es un aspecto primordial.

Vegetación

Son importantes, ya que pueden dar sombra en verano, y en invierno proteger del viento. Además, proporcionan un toque agradable al entorno.

Energías renovables

La energía solar es el principal recurso para climatizar la casa. Se puede colocar un tejado solar o paneles solares para aprovecharla al máximo.

¿Cómo debe ser el diseño de una vivienda bioclimática?

El diseño es un aspecto muy importante para tener en cuenta a la hora de la construcción de una vivienda bioclimática, y es que de ello dependerá su eficiencia energética.

Para hacer un buen diseño de una vivienda bioclimática, hay que tener en cuentas los siguientes factores:

  • Limitar las pérdidas energéticas del edificio, orientado y diseñado adecuadamente a su forma, organizando los espacios interiores y utilizando entornos protectores.
  • Optimizar las aportaciones solares, mediante superficies acristaladas y con la utilización de sistemas pasivos -los cuales no utilizan otros dispositivos electromecánicos- para la captación del calor solar.
  • Utilizar materiales constructivos que requieran poca energía en su transformación o para su fabricación.

En cuanto a su forma, la más recomendable es la rectangular. Así, la colocación de ventanas debe reducirse en la zona norte, este y oeste, para evitar la captación solar directa en verano. Lo importante es una forma regular y compacta que conserve la energía solar.

Materiales

Como todo lo demás, en una vivienda bioclimática los materiales que se utilicen para su construcción deben ser naturales o ecológicos, siguiendo con el bajo impacto medioambiental.

Igualmente, los elementos de la casa deben ser aprovechados para ser captadores de energía solar como las ventanas, los invernaderos, los muros o el tejado. En este sentido, los tejados deben tener una forma que favorezcan la captación solar.

Aislamiento y masa térmica

Si la masa térmica -sistema de almacenamiento de calor- es colocada estratégicamente, puede regular los cambios bruscos de temperatura.

En cuanto al aislamiento térmico es importante tenerlo en cuenta tanto en invierno como en verano, pues dificulta el paso o la pérdida de calor. Algunos elementos recomendados son: el corcho, la fibra celulosa, la fibra vegetal o la lana mineral. Sin olvidar una adecuada ventilación de la casa.

Ventilación

Se consideran tres tipos de ventilaciones primordiales en una vivienda bioclimática:

  1. Ventilación natural. Es aquella que se genera con la apertura de las ventanas de la casa.
  2. Ventilación convectiva. Se produce cuando el aire caliente asciende y es reemplazado por aire más frío. Es el aire de renovación que puede venir de un patio fresco o de un sótano.
  3. Ventilación convectiva en desván. Aquella que se genera en el desván. Es importante crear un espacio entre el último piso de la vivienda y el tejado, de manera que evitemos la transferencia de calor.

De esta forma, si utilizas estratégicamente estos tres tipos de ventilación, será clave para una excelente climatización en una vivienda bioclimática.

Los mecanismos eléctricos en un proyecto de arquitectura bioclimática

Todos los elementos de una vivienda pueden sumar o restar cuando hablamos de eficiencia energética, vinculada a la ecología. Cuando para una reforma, en la que el componente bioclimático es muy relevante, es necesario elegir mecanismos que puedan conseguir un ahorro energético. Por ejemplo, los productos de Siemens DELTA pueden conseguir hasta un 50% de ahorro energético, vinculados al control de eficiencia energética de Siemens KNX, por lo que cualquiera de las series DELTA miro o DELTA style podrían ser adecuadas en una vivienda bioclimática.

Serie Siemens DELTA miro

Serie Siemens DELTA style

 

No obstante, todos los mecanismos BJC y Siemens DELTA se han ideado con el firme propósito de reducir a la mínima expresión el impacto medioambiental generado durante el proceso de fabricación de los mecanismos.

Prueba de esto, es que las series de BJC y Siemens DELTA se fabrican en un centro de producción avalados por el certificado ISO 14001. Igualmente, se ha optado por optimizar el packaging de los producto y utilizar plásticos técnicos que cumplen con normas medioambientales muy estrictas.

¿Por qué apostar por la arquitectura bioclimática?

En definitiva, la arquitectura bioclimática se rige por el concepto de eficiencia energética y su aprovechamiento de los recursos que el entorno le proporciona. Además, la optimización de consumo energético supone un mínimo impacto paisajístico. Las facturas se verán mucho más reducidas, e incluso llegando a conseguir una vivienda autosuficiente energéticamente hablando.

Por ello, se trata de una idea con muchas ventajas, y que, por encima de todo, no resulta un impacto contra el medio ambiente, ayudando a cuidar el entorno que nos rodea. ¿Estarías dispuesto a apostar por la arquitectura bioclimática? 

244466203 4688500017901383 8331991330866448755 n

Artículo original: https://architect.bjc.es/arquitectura-bioclimatica-2/

Este sitio utiliza cookies propias y de terceros para llevar un análisis estadístico de sus visitas, al navegar usted acepta el uso que hacemos de las cookies.